¿Qué son las agujetas y cómo combatirlas?

Las agujetas se conocen como un dolor muscular de aparición tardía, y se define como ese dolor que usualmente sentimos después de haber realizado cualquier actividad física con alta intensidad, sobre todo si los movimientos o los ejercicios que se practicaron no son ejercicios a los que estamos acostumbrados a realizar.

Normalmente este dolor suele aparece a las 16 a 24 horas después de haber culminado el ejercicio, pero logra alcanzar su punto máximo de dolor cuando pasan las 48 horas. El nivel de dolor puede depender del ejercicio realizado y de los músculos comprometidos. Así mismo, el tiempo de recuperación puede verse afectado por la potencia del ejercicio, es decir, cuanto más fuerte sea, más tiempo se tardará en recuperar.

Hay que aclarar que tener o sufrir agujetas no es algo que pueda ocasionarnos un problema de salud. Son solo respuestas del cuerpo por actividades a las que el cuerpo no está acostumbrado y por lo tanto pueden ser molestas y hasta dolorosas, pero en ningún momento nos provocarán problemas de salud. Si en algún momento después de terminar de hacer ejercicio nos duele realizar cualquier movimiento como sentarnos o estirar los brazos, es porque estamos sufriendo de agujetas.

No hay que olvidar que las agujetas no siempre aparecen por realizar ejercicios, sino que también pueden estar presentes después de hacer cualquier otra actividad que requiera esfuerzo físico como levantar cosas pesadas o cargar objetos por largo tiempo por razones laborales, por ejemplo. Sobre todo, en los casos de personas sedentarias.

¿Por qué salen las agujetas?

Como hemos dicho antes, las agujetas aparecen como una respuesta del cuerpo tras haberle hecho esforzarse demasiado después de mucho tiempo sin realizar ninguna actividad. Los músculos no están acostumbrados al ejercicio o esfuerzo y suelen tensionarse produciendo mucho dolor.

El correr, a pesar de no ser un ejercicio de mucho esfuerzo, puede ocasionar agujetas cuando no se está acostumbrado a realizar esta actividad.

¿A quiénes les suelen aparecer las agujetas?

Comúnmente, las agujetas aparecen en personas que han iniciado rutinas de ejercicio, pero no hay que descartar que pueden aparecer en aquellas personas que son activas y que han aumentado de forma drástica la intensidad o la duración de la rutina.

También es posible que las agujetas varíen en cada persona, dependiendo del estado del cuerpo y del deporte que se esté realizando.

¿Cómo prevenir las agujetas en el cuerpo?

Si aún no has comenzado a realizar ningún ejercicio estás en el momento ideal para prevenirlas. La mejor opción para evitar esta molestia es contar con una buena planificación y hacer los ejercicios de forma progresiva. Es decir, si no estamos acostumbrados a realizar ejercicios de forma continua, debemos planificar una rutina que ayude a acostumbrar el cuerpo paulatinamente hasta llegar al punto o la intensidad que deseamos, de esta manera estaremos dejando a nuestro cuerpo que se adapte tranquilamente al ejercicio indicado sin el riesgo de sufrir agujetas después.

Voy a dejarte algunos otros consejos que te pueden ayudar a evitar casi por completo este problema y, además, te permitirán mantener tu cuerpo más activos, flexible y elástico. ¡Veamos!

Calentamiento

A través del calentamiento ayudaremos a movilizar cada músculo y lo iremos adaptando progresivamente al esfuerzo antes de ejercer presión sobre ellos. Así podremos acostumbrar a las articulaciones a la fuerza que aplicaremos más adelante sobre ellas con el ejercicio.

Estiramiento

Después de realizar actividad física, estirar los músculos es ideal para evitar las agujetas. Con la ayuda de los estiramientos llevamos a nuestros músculos de forma progresiva a su estado normal tras todo el ejercicio que han realizado. Dedicar entre 10 a 15 minutos a los estiramientos puede ser una muy buena alternativa para evitar las temibles agujetas, ¡no lo olvides!

Nutrición e hidratación

Tras una rutina de ejercicios, hidratarse de forma correcta y nutrirse con alimentos ricos en hidratos de carbono y vitaminas C y E, suelen ser uno de los puntos a favor para evitar la aparición de estas molestas agujetas.

¿Cómo se quitan las agujetas?

En caso de que hayas realizado ejercicio luego de mucho tiempo sin realizar ninguna actividad física, seguramente ahora estés sufriendo de estas famosas agujetas, por lo que debes estar buscando la manera de combatir las agujetas lo más rápido posible. A continuación, te mostraremos algunos remedios que te ayudarán a que el músculo se regenere más rápido y el dolor también desaparezca más rápido.

Masajes

Los masajes activan la circulación localizada. Hacerte masajes un par de veces al día puede ser muy efectivo para lograr que la zona dolorida reduzca la tensión acumulada y de esta manera disminuya el dolor.

Tratamiento térmico o de contraste

Alternando aplicaciones de calor y frio puedes ayudar a aliviar los dolores que estás sufriendo por las agujetas de forma rápida. Una forma sencilla es aplicar hielo o hacer uso de compresas frías y luego baños de agua caliente de forma consecutiva.

Antiinflamatorios

Si el dolor que te han causado las agujetas es realmente fuerte puedes recurrir a antiinflamatorios. Desde aquí te recomendamos los antiinflamatorios en crema o gel, si el dolor es localizado, que son menos agresivos que las pastillas. Si no queda más remedio, puedes tomar ibuprofeno, pero siempre es mejor recurrir a remedios naturales como los preparados con jengibre o cúrcuma, dos de los grandes antiinflamatorios naturales que existen.

Ten en cuenta que, en caso de que el dolor sea excesivamente fuerte lo más recomendable es evitar hacer deporte o actividades físicas por un tiempo o esperar que las agujetas ya no produzcan dolor en la zona afectada.

¿Cómo diferenciar entre agujetas y una lesión?

La manera de saber si el musculo está siendo víctima o de unas agujetas o de una lesión es realizando una sesión de ejercicio suave. Si al momento de trabajar el músculo afectado el dolor persiste o se vuelve más intenso, puedes estar sufriendo una lesión como un músculo sobrecargado o rasgado. Lo mejor es que acudas a un especialista.

Hay que tener en cuenta que a veces las agujetas pueden ser realmente intensas y dolorosas, y por eso pueden llegar a confundirse con lesiones, pero la diferencia es que las agujetas desaparecen en cuestión de días al dejar de hacer ejercicio y las lesiones se mantienen en el tiempo hasta que las tratamos.

¿En qué zonas del cuerpo son más comunes las agujetas?

Hay que saber que cualquier parte del cuerpo puede verse afectada por agujetas dependiendo de las actividades que se realicen. Normalmente suelen aparecer en los abdominales, en el pecho, piernas (gemelos, cuádriceps…), en los brazos (bíceps, tríceps…) y espalda. Además, las agujetas pueden salir en otras zonas como en el cuello cuando se realizan los abdominales de forma incorrecta.

Las agujetas en el cuello suelen ser poco comunes y realmente una de las más molestas, ya que el cuello es una zona bastante delicada. Por eso, al momento de realizar abdominales es importante que el cuello quede inmóvil o bloqueado y que los movimientos se realicen con el tronco. Por lo tanto, no es recomendable que se coloquen las manos detrás de la nuca, ya que de forma inconsciente se puede llegar a flexionar el cuello.

¿Es bueno hacer ejercicio cuando tienes agujetas?

Dependiendo de la intensidad de las agujetas podremos saber si es bueno o no continuar con el ejercicio. Hay que saber que las agujetas suelen tardar tiempo en desaparecer cuando se ha tenido mucho tiempo sin ejercitarse así que lo más recomendable es bajar la intensidad de la actividad física, pero nunca dejar de hacer ejercicio, ya que estaríamos interrumpiendo el proceso de adaptación del músculo a las actividades.

Por esa razón, lo peor que puedes hacer es parar el ejercicio o quedarte inactivo porque entonces lo que puede ocurrir es que cuando vuelvas a empezar otra vez la rutina, vuelvan las agujetas.

Obviamente, todo dependerá de cómo sean las agujetas y su intensidad. En esos casos donde las agujetas son tan dolorosas e intensas que te impiden casi que moverte, lo más recomendable es dejar descansar el músculo por unos días hasta que este se recupere.

A fin de cuentas, recordemos que las agujetas aparecen cuando tratamos de adaptar al cuerpo a una rutina de ejercicio. Por eso en el futuro, el cuerpo se irá acostumbrando y creando mayor resistencia y las agujetas y el sufrimiento cesarán.

¿Cuáles son los mitos más comunes relacionados a las agujetas?

Seguramente has escuchado un sinfín de recetas y “verdades” sobre las agujetas. Vamos a mostrarte a continuación 2 falsos mitos más comunes que seguro ya conoces, pero quizá aún no sabes que son mitos. ¡Veamos!

Vaso de agua con azúcar

En la antigüedad se pensaba que los cristales de azúcar disueltos en agua como remedio casero ayudaban a disolver los cristales del ácido láctico que son los causantes del dolor provocado por las agujetas. Pues lo cierto es que este remedio milagroso no tiene ningún efecto real sobre la disminución del dolor de las agujetas. (A parte del placebo, claro)

“Si tienes agujetas es que has entrenado bien”

Nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que las agujetas no nos indican un buen ejercicio ni una excelente realización de éste. Lo que vienen a decirnos las agujetas es más bien que hemos puesto al cuerpo a realizar una actividad intensa para la que aún no está preparado.

Descubre más artículos increíbles

Anterior

Ayuno de dopamina ¿qué es y cómo hacerlo?

Sobre Alex

Fundador de Musculo365. Amante de los hierros y del mundo del fitness. Mi objetivo con este blog es protegerte de los suplementos peligrosos y darte la información necesaria para que tomes tus propias decisiones en lo referente a la nutrición, la suplementación y la actividad física.

Deja un comentario