Synthol, como se usa y qué peligros tiene

Si llevas un tiempo rondando por los gimnasios quizás hayas oído hablar del Synthol. Y si lo has oído mencionar tal vez hayas podido encontrar en la red imágenes de culturistas con físicos absolutamente desproporcionados y antiestéticos que han hecho uso de este producto.

El alarmismo y la desinformación son dos de los grandes peligros que existen a la hora de tratar de lograr un físico a otro nivel, y por eso hay que tratar de combatirlos con hechos.

Si nos dejáramos llevar por el sensacionalismo y lo que dice la gente que no tiene ni idea de esto, ninguno tomaríamos ni un triste batido de proteína de suero, que para algunos parece ser el diablo en polvo.

Por eso, para saber qué hay de peligroso o inadecuado en el uso de Synthol para mejorar el aspecto físico y huír del amarillismo que rodea nuestro deporte, voy a dedicar unos minutos a darte toda la información que necesitas, así como mi opinión personal al respecto. Luego tú decides.

Si continúas leyendo, al final de este artículo sabrás:

  •  Qué es el Synthol y para que se emplea
  •  Cómo se usa y qué resultados se obtienen
  •  Qué riesgos conlleva
  •  Mi opinión sobre Synthol
  • Así que ponte cómodo y vamos con ello.

Qué es el Synthol y para qué se utiliza

El Synthol es lo que se conoce como un SEO (Site Enhacement Oil- Aceite de Mejora Localizada) una sustancia compuesta principalmente por aceite en un porcentaje aproximado del 85% y combinada normalmente con un analgésico como Lidocaína y alcohol para esterilizar la mezcla.Su utilización principal está destinada a crear la sensación visual de que el músculo es más grande.

En teoría el Synthol está destinado a utilizarse en músculos de pequeño tamaño que muestran cierto desequilibrio o cierta resistencia a crecer.

La idea es que mediante la inyección de pequeñas dosis de Synthol el músculo adquiera una apariencia más prominente y por tanto, el grupo muscular en el que se aplica ofrezca la sensación de estar más desarrollado.

¿Para qué se creó Synthol?

Synthol fue creado en 1996 con la idea de corregir situaciones como:

  • La existencia de un grupo muscular visiblemente retrasado respecto a otros y que, por más esfuerzos que se lleven a cabo para hacerlo crecer, no se obtienen resultados,
  • Aquellos casos en los que un lado tiene un desarrollo significativamente mayor que el otro y no se logra obtener un equilibrio, lo que afecta a la simetría.

Ambas cuestiones pueden suponer la diferencia entre ganar o no en un certamen, por lo que en principio puede entenderse como razonable que alguien se dedicase a desarrollar un producto que salvase ambos problemas.

Sin embargo, a ninguno nos pilla de sorpresa que los excesos forman parte del culturismo. Y de este uso inicial se pasó a un uso más extensivo, primero inyectando Synthol en músculos de mayor tamaño y después haciéndolo en unas dosis absolutamente inadecuadas.

Por lo tanto, aunque en un principio Synthol está pensado para ofrecer moderados aumentos de tamaño en músculos como bíceps, tríceps, o gemelos, al final no es dificil encontrarse con casos en los que se administra en hombros y hasta en cuádriceps y pectorales.

Como usar Synthol y qué resultados ofrece

Synthol debe utilizarse, como cualquier sustancia inyectable, en las mejores condiciones posibles de esterilización.

Entre las recomendaciones que se hacen al respecto de cómo debe adminiostrarse, el uso de jeringuillas pequeñas y la introducción muy lenta de la sustancia ayudan a minimizar la posibilidad de cicatrización, que es uno de los mayores problemas que presenta el uso de Synthol.

El Synthol puede emplearse tanto para ganar tamaño como para aportar un extra de forma en un músculo que no la presenta.

El pico del bíceps, por ejemplo, es una cuestión genética, y ninguna rutina de entrenamiento va a permitir lograrlo si el músculo no está predeterminado genéticamente a adquirir esa forma.

Sin embargo el uso de Synthol puede paliar esa deficiencia y hacer que un bíceps presente un pico que de otra manera sería imposible lograr.

Dado que puede emplearse para dos funciones distintas la cantidad de Synthol a inyectar será diferente según el propósito.

Una administración conservadora podría ser inyectar 1 cc. en la cabeza interna y al día siguiente otro en la cabeza externa, repitiendo el proceso durante 2 semanas, descansar una semana y volver durante otras dos con la misma dinámica.

bote synthol

Otra posibilidad, si lo que se pretende es lograr resultados más rápidamente, es ir aumentando la dosis paulatinamente.

En este caso, la administración de 1 cc en cada cabeza del bíceps se realizaría diariamente durante 10 jornadas, para después aumentar a 2cc durante otros 10 días y en los últimos 10 inyectar 10 cc en cada cabeza.

Con estas cantidades puede lograrse un incremento en el tamaño del bíceps de hasta 7’5 cm en 1 mes.

La adquisición de forma no requiere de cantidades tan altas. Basta con inyectar las dosis mínimas en días alternos en la zona que se desea mejorar y los cambios serán visibles en un plazo mínimo.

Por supuesto hay quien al ver resultados tiende a incrementar la dosis a 5 o 10 cc, pero como el propio sentido común indica, estas cantidades son absolutamente inadecuadas y es muy probable que generen problemas importantes.

Para minimizar los posibles efectos adversos de Synthol, además de mantenerse en unas dosis racionales, es importante masajear bien la zona cada vez que se inyecta la sustancia.

Esta acción de masajear, junto a un entrenamiento ligero que haga fluir la sangre a la zona, reducen las opciones de formación de tejido cicatrizal.

Otro aspecto a destacar es que a la hora de administrar Synthol hay que ser riguroso y hacerlo de manera que el aceite se inyecte en las diferentes zonas del músculo, para que el crecimiento no resulte desproporcionado ni artificial.

Por lo tanto es necesario un conocimiento mínimo de anatomía que te permita poder distinguir donde se encuentra cada zona diferenciada. Si no lo tienes claro, deberías consultar con un profesional para poder localizar el lugar exacto según el músculo en que vayas a aplicarlo.

También hay que hacer especial hincapié en que el Synthol es una sustancia que se va reabsorbiendo al cabo de las semanas, de manera que los efectos son puramente transitorios. Una vez dejas de inyectártelo, las mejoras desaparecen.

Las inyecciones de Synthol son dolorosas, aunque nada comparado con el dolor que pueden causar los efectos indeseados de este producto, de los que hablaré más adelante.

El synthol es una sustancia ideada para superar situaciones de estancamiento, especialmente de cara a una competición, ya que puede ofrecer una mejora visual de un grupo muscular que puede suponer una ventaja significativa o ayudar a disimular una carencia que limitaría notablemente las opciones de triunfo.

Versiones de Synthol

El invento de Synthol fue un tipo llamado Chris Clark, quien, sin embargo, se vió obligado a cambiar el nombre del producto y rebautizarlo como PumpNPose, ya que el nombre de Synthol ya estaba registrado por otra compañía que hizo valer sus derechos sobre el mismo.

Sin embargo, para la comunidad culturista, Synthol fue el nombre inicial y el que ha permanecido, a pesar de que no se comercializa ningún SEO bajo esta marca.

Este producto, sin embargo, está o ha estado disponible en varias versiones a lo largo del tiempo.

Al margen del producto original, la más popular a la par que seguramente la más fiable de las versiones existentes ya que está desarrollada por un laboratorio farmacéutico, es Syntherol, que a la fórmula original añade sílice.

synthol bote

Otras versiones como EsikClean añaden colágeno, y hay marcas que a la composición original añaden prohormonas o directamente anabolizantes.

Ninguna de estas versiones merecen la pena, ya que esos añadidos no aportan beneficio alguno y pueden traer complicaciones. Las podrás reconocer en marcas como Nuclear Nutrition Oil, Liquid Muscle o Cosmostán.

Synthol original (Pumpnpose) o Syntherol son las versiones más seguras y por tanto las más recomendables para quienes utilizan este producto.

La seguridad es un factor esencial en cualquier producto que pretendas inyectar en tu organismo, por tanto, es hora de analizar los peligros reales del uso de Synthol

¿Es peligroso usar Synthol?

synthol

A la hora de hacer afirmaciones categóricas hay que ser, cuando menos, cuidadosos.

Es fácil caer en la tentación de decir que Synthol es un producto peligrosísimo vistos los excesos que algunos personajes como Greg Valentino, Valdir Segato o el conocido como Popeye ruso (Kirill Tereshin) han llevado a cabo con esta sustancia.

Dichos excesos están muy lejos del uso prescrito y aconsejado de Synthol, y no hay que tener un doctorado en psicología para darse cuenta de que estas personas deben tener algún trastorno de personalidad para ser capaces de deformar sus cuerpos hasta tal extremo.

La realidad es que Synthol es un producto legal, de uso farmacéutico, y que dichas extravagancias no pueden ser tomadas como referencia de lo que Synthol produce en el cuerpo.

De hecho tal vez te sorprenda saber que un gran porcentaje de los culturistas del circuito profesional hacen uso de Synthol. Evidentemente, me refiero a un uso correcto, no a los disparates que se pueden ver en internet.

Ahora bien. ¿Significa eso que Synthol está exento de peligros? La realidad es que no. Incluso aunque hagas un uso moderado, hay riesgos y debes conocerlos para decidir.

A decir verdad, por muy ridículos que puedan parecer algunos cuerpos por acción del uso indiscriminado de Synthol, la cuestión estética debería ser la última de tus preocupaciones.

Los riesgos para la salud están bien documentados y pueden ser de diversa índole.

Por un lado están los peligros referentes a su administración. Puede dañarse un nervio como consecuencia de clavar la aguja en un lugar inadecuado del músculo, pero también puede que por error termines por inyectar el aceite dentro de un vaso sanguíneo, o que la falta de asepsia o un aceite que no sea estéril terminen por dar lugar a la aparición de abscesos.

Pero aún hay más. A pesar de que el uso de Synthol no es nuevo y que ya ronda los ambientes culturistas durante más de dos décadas, no hay literatura científica suficiente que hable de sus efectos a largo plazo.

Lo que si existen son casos de usuarios que han presentado complicaciones graves después de utilizar Synthol durante periodos de tiempo prolongados.

El estudio de un caso de un culturista de 29 años que durante 5 se había inyectado Synthol llevó a los médicos a afirmar con rotundidad que “Las inyecciones de Synthol que se usan para el mejoramiento a corto plazo de la apariencia muscular de los culturistas corren el peligro de producir a largo plazo fibrosis muscular y desfiguración dolorosa.”

Un estudio sobre el uso de Synthol en culturismo llevado a cabo en 2009 concluía que al utilizar esta sustancia los músculos se deforman y adquieren una forma poco natural.

El mismo estudio señala que entre los múltiples efectos secundarios documentados se encuentran, además del mencionado daño en los nervios y las complicaciones infecciosas, otros notablemente más graves como la oclusión de la arteria pulmonar, el infarto de miocardio, o la posibilidad de un accidente cerebrovascular.

Y otros estudios de casos puntuales como éste, mencionan horrores por los que nadie querría pasar:
quistes de aceite intramusculares, pérdida de la anatomía muscular normal, tejido cicatricial quístico lleno de pus… Además de un dolor persistente e incapacidad para entrenar con pesas durante al menos 3 años después de la cirugía.

Mi opinión sincera sobre Synthol

No me gusta el alarmismo, ni la información amarillista. Me gustan los hechos comprobables.

Por eso, mi valoración de Synthol como un producto a evitar no viene dada por la repugnancia estética que producen los físicos en los que se ha hecho un uso abusivo, sino por la falta de estudios científicos que garanticen su inocuidad.

El Synthol y sus efectos han sido muy poco estudiados, pero como has visto, los apuntes de la comunidad médica en relación a este producto no invitan precisamente a su uso.

Además, para mi el Synthol no deja de ser un “postizo” que inyectas en tu cuerpo. No es músculo real, es sólo apariencia.

Hay quien defiende que la administración de SEOs estira la fascia del músculo tratado y una vez que el aceite se disipa, el tamaño máximo potencial del músculo aumenta.

Dicho en otras palabras, defienden el Synthol como una sustancia capaz de producir un mayor espacio de crecimiento muscular por medios mecánicos, y que con el adecuado entrenamiento, unido a una correcta nutrición/suplementación puedes lograr “rellenar” ese espacio artificialmente creado con tejido muscular.

Como teoría suena fantástica. Pero yo no la creo.

De hecho, si tuviera que posicionarme por una teoría me inclinaría por otra totalmente opuesta, la que defiende que el Synthol y aceites similares restringen el flujo de oxígeno y sangre en el tejido muscular, privándolo de nutrientes esenciales.

Como resultado lo que se produce es el efecto totalmente opuesto: atrofia muscular.

Y la creo porque jamás he visto a un usuario de Synthol que una vez descontinuado el tratamiento siga teniendo músculos del mismo tamaño.

El Synthol es una trampa que te obliga a administrarte de manera continuada para mantener los resultados.

Puedo entender, y hasta justificar su uso, me refiero a un uso correcto y asesorado por especialistas médicos, en profesionales que se preparan para competiciones de alcance internacional y que ponen en juego su prestigio y la posibilidad de lograr patrocinios millonarios.

Pero no veo que para ningún otro tipo de usuario el Synthol pueda ofrecer un beneficio que compense los riesgos asociados.

Ni en competiciones menores ni, por supuesto, como mejora estética.

Te digo más. Si decidieras ponerte implantes de silicona, probablemente estarías tomando una decisión más segura, ya que al menos estos implantes suelen ser muy seguros y son llevados a cabo por especialistas con larga experiencia.

¿El Synthol? No sólo es un aceite que puede cicatrizar y causar importantes perjuicios a tu cuerpo, sino que además, por lo general, el usuario se lo administra por sí mismo, con los riesgos que ello conlleva si no tiene los conocimientos necesarios.

Si vas a comprar Synthol y piensas administrártelo para poder presumir de grandes músculos sin necesidad de dedicarle el trabajo y esfuerzo que requiere lograrlos, créeme: te has equivocado de deporte.

El culturismo es superación, entrenamiento duro, nutrición y descanso. ¿Quieres acelerar ese proceso? Compra una buena proteína de suero y una buena creatina.

No vas a lograr resultados tan rápido, cierto. Pero serán reales, serán tuyos y permanecerán.

Y sobre todo no estarás poniendo tu salud en peligro.

[Total:0    Promedio:0/5]