Qué es el método Wim Hof y cómo realizarlo

Hay muchos factores en el culturismo que están influenciados por la capacidad de dominar tu mente.

Ir al gimnasio cuando tu cuerpo está destrozado de dolor por el entrenamiento del día anterior no es fácil.

Y la mayoría sucumbimos a la tentación de no hacerlo: “por un día no pasa nada”

El problema es que cuando esta filosofía de la comodidad  se instala en tu mente, es complicado sacarla de ahí, y a la larga, esta actitud terminará por lastrar tu progreso.

Hoy quiero abrir un poco el campo de visión y salirme de lo que es habitual en este blog para explorar un método que trabaja la fuerza mental.

Un método que ha ido ganando adeptos poco a poco y que si bien no está directamente relacionado con la práctica de nuestro deporte, sí creo que puede aportar beneficios.

Se trata del Método Wim Hof.

El método Win Hof no es ningún sistema de entrenamiento que vaya a hacer crecer tus bíceps 2 centímetros en una semana.

Pero como verás a lo largo del artículo, si eres capaz de dominarlo, estarás preparado para enfrentarte a cualquier batalla mental, a cualquier desafío.

El cansancio, el dolor o la comodidad serán solo retos que sabes que podrás superar.

¿Tienes curiosidad por saber qué es el método Wim Hof? Pues allá vamos.

Qué es el método Wim Hof

El método Wim Hof es una combinación de técnicas que incluyen control de la respiración, exposición gradual al frío, y meditación, y que fue inventado por un holandés del mismo nombre.

Wim Hof es conocido por sus hazañas en relación al frío, lo que le ha hecho ganarse el sobre nombre de “Iceman” (Hombre de Hielo).

Entre estas figuran un gran número de record guiness.

El orígen del método parte de una situación de crísis en la vida de Wim Hof, el suicidio de su mujer, que sufría trastorno de personalidad múltiple.

Desde ese momento, Wim Hof se propuso dominar su mente y demostrar al mundo que el cuerpo podía aguantar situaciones extremas, siempre y cuando tengas suficiente control sobre ellos.

El método Wim Hof se sustenta en:

  • Educar al organismo en una forma concreta de hacer respiraciones.
  • Ir tomando un contacto progresivo con situaciones en las que el cuerpo se somete a bajas temperaturas.
  • Meditar como forma de establecer la conexión cuerpo-mente.

En un primer momento, la ciencia se mostró bastante escéptica en relación al método, alegando que las hazañas de Wim Hof se debían a que contaba con capacidades superiores a las de cualquier otro ser humano.

Pero un equipo de investigadores sometió a estudio a un grupo de voluntarios entrenados en el método Wim Hof y lo compararon con otro grupo elegido aleatoriamente.

Estos investigadores comprobaron asombrados que todos los seguidores del método presentaban las mismas características de respuesta que el propio Wim Hof.

O lo que es lo mismo: los sujetos podían influenciar voluntariamente el sistema nervioso simpático y el sistema inmunitario.

El método se comercializa a través de su página web, a un coste cercano a los 180 euros y está en formato vídeo. Pero para que tengas una idea aproximada de en qué consiste, a continuación te explico como realizarlo de manera resumida.

Cómo hacer el metodo Wim Hof

como hacer método wim hof

Para lograr dominarlo necesitas llevar a cabo el metodo wim hof paso a paso, mediante una progresión que el propio método te va marcando.

Es importante tener esto en cuenta porque querer avanzar demasiado rápido puede ser peligroso, y necesitas asegurarte de que estás siguiendo el ritmo adecuado.

El método se fundamenta en tres pilares, que a continuación se detallan:

1. Respiración

El primer paso consiste en una serie de ejercicios respiratorios concretos que deben llevarse a cabo en un lugar y posición cómodos. Sentado, en posición de meditación o tumbado en el suelo, deben realizarse las siguientes respiraciones en el modo que se indica a continuación.

  •  Inhalar profundamente hasta llenar de aire los pulmones.
  •  A continuación, exhalar, tal y como haces cuando hinchas un globo.
  •  Repetir ambas operaciones hasta un total de 30 veces

A continuación hay que inhalar una vez más y dejar salir el aire con naturalidad hasta expulsarlo totalmente, momento en el que hay que aguantar la respiración (no tomar aire) durante el mayor tiempo que te resulte posible.

Cuando llegues al punto en que no puedas aguantar más, respira profundamente y luego vuelve a mantener la respiración durante 15 o 20 segundos.

Después exhala el aire normalmente.

Esto es lo que se conoce por un ciclo, y debe realizarse tres veces consecutivas

La hiperventilación controlada tiene por objeto llevar una mayor cantidad de oxígeno a las células, lo que ayuda a conseguir una mayor producción de energía en las mitocondrias, menores niveles de estrés y una respuesta inmunológica aumentada.

2. Exposición Gradual al frío

La exposición al frío se realiza tras las respiraciones y se basa en someterse a duchas frías que van incrementando su duración.

Como es lógico, estas duchas deben realizarse en invierno para que logren su propósito, ya que lo que busca el método Wim Hof es llevar al organismo a situaciones límite.

Estas duchas frías comienzan con una duración breve, de unos treinta segundos, pero a lo largo del proceso van aumentando en duración hasta alcanzar periodos bastante largos (10 minutos).

Los que se han sometido a esta terapia de frío hablan de una cascada de emociones, que van desde un profundo estado de concentración que te permite meditar incluso en una situación tan aparentemente hostil hasta un estado de euforia.

Entre los resultados más visibles de esta exposición al frío se encuentran:

  • La mejora en la circulación de la sangre
  • la producción de endorfinas
  • una mejor la conexión cuerpo mente

Pero la lista de beneficios que supuestamente ofrece esta terapia de frío van más allá, aunque es cierto que no todos están suficientemente contrastados.

3. Compromiso

Aunque en teoría ninguno de los dos pasos anteriores presenta una dificultad extrema, mantenerse disciplinado en su práctica no es sencillo.

El método Wim Hof va aumentando su dificultad con el paso del tiempo, lo que quiere decir que nunca llegas a sentirte verdaderamente cómodo, sino que siempre hay un nuevo nivel que alcanzar.

Este desafío constante es una forma de entrenar la determinación y la disciplina.

Si realizas las respiraciones y las duchas frías de manera ocasional no estarás llevando a cabo realmente el método Wim Hof.

Solo mediante la práctica constante de estas técnicas lograrás llevar a tu mente y a tu cuerpo a niveles nunca imaginados.

Beneficios de practicar el Método Wim Hof

metodo wim hof: beneficios

En lo que se refiere al Método Wim Hof, algunos de los beneficios que se le atribuyen no tienen detrás estudios consistentes, sino que más bien son resultado de valoraciones subjetivas de quienes lo han puesto en práctica.

Mientras otros si están bien documentados.

Según Wim Hof y su legión de acólitos, con este método se consigue:

  • Un aumento de la energía
  • Mejor calidad del sueño
  • Un mayor grado de concentración y determinación
  • Mejoras en el rendimiento deportivo
  • Una fuerza de voluntad mucho más poderosa

También se citan como beneficios del método:

  • Una mayor tolerancia al frío
  • Una reducción de los niveles de estrés
  • Una más rápida recuperación
  • Mayores niveles de creatividad
  • Un sistema inmunológico más fuerte

Incluso también se habla de que el método Wim Hof puede ser útil para perder grasa.

En concreto, según palabras de Luke Wills, principal representante del método en España

“mediante la termogénesis inducida por el frío, el cuerpo trata mantener la temperatura corporal estable creando calor. Estos procesos aumentan el metabolismo y la producción de grasa marrón, relacionada con el gasto calórico”

La obtención de tantos beneficios con un método tan sencillo resulta cuanto menos interesante.

Sobre todo teniendo en cuenta que muchos de ellos son aplicables a obtener mejoras en otros ámbitos.

Sin ir más lejos, una mejora en la fuerza de voluntad, una recuperación más rápida, la mejora en la calidad del sueño, un mayor grado de concentración o la reducción de los niveles de estrés son beneficios que claramente pueden aportar mejoras en la práctica del culturismo.

Con ellos, tu disciplina para llevar la dieta será mayor, estarás listo para entrenar el mismo grupo muscular en un tiempo menor, al descansar mejor el proceso anabólico que se lleva a cabo durante el sueño será más eficaz, la concentración te ayudará a sentir mejor el músculo durante las series y la reducción del estrés se traducirá en menores niveles de cortisol.

Y ¿qué decir de la reducción de tejido adiposo? A falta de confirmar que tal efecto sea real, sin duda es una ayuda más para quienes buscan lucir sus músculos ocultos bajo la grasa.

¿Es peligroso este método?

metodo wim hof: ¿peligroso?

Qué duda cabe que llevar al cuerpo a sus límites siempre entraña ciertos riesgos.

Wim Hof es conocedor de que su método entraña ciertos peligros, y por eso advierte sobre ellos.

Por ejemplo, las respiraciones no deben llevarse a cabo en situaciones en las que, si se produce un desmayo, pueda haber consecuencias de gravedad.

Por eso recomienda hacerlas siempre sentado y en un lugar seguro.

Si se realizan mientras se conduce o antes de introducirse en el agua, un desvanecimiento puede ser fatal.

En cuanto a la exposición al frío, es evidente que el primer peligro que acude a la mente es el de sufrir una hipotermia.

Sin embargo si la exposición es gradual y progresiva, el cuerpo debería ir adaptándose paulatinamente y mejorando su resistencia a las temperaturas extremas.

Por último, hay que indicar que este método no es para todo el mundo.

Aunque no hacen falta unas características físicas extraordinarias, determinadas personas no deberían practicarlo.

Entre quienes deben abstenerse de probar el método Wim Hof cabe señalar:

  •  Los enfermos de epilepsia
  •  Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia
  •  Cualquier persona que sufra algún tipo de trastorno psicológicos
  •  Quienes sufran de hipertensión y estén recibiendo medicación para ello

Además de estos grupos, si un médico te ha desaconsejado la práctica de hiperventilaciones o apnea, tampoco serás apto para llevar a cabo estas técnicas.

Opiniones sobre Wim Hof y su método

Wim Hof y su método tienen grandes defensores, pero también detractores.

Si buscas en Internet opiniones de personas que han puesto en práctica el método, te darás cuenta de que en casi todos ellos hay un enorme grado de entusiasmo.

Sin embargo algunos miembros de la comunidad científica acusan a Wim Hof de ser poco menos que un charlatán de feria que usa palabrería para poder vender su método.

Así, escuchando al catedrático de Fisiología Juan Ignacio Pérez hablar sobre Wim Hof, es lógico que más de uno tenga dudas:

“En su discurso hay muy poco fundamento científico. Me parece que hacerle caso entraña mucho peligro. […] Las posibilidades físicas de permanecer durante mucho tiempo a baja temperatura son muy limitadas porque no se puede evitar perder calor, y si estás perdiendo calor hay un momento en el que tu propio metabolismo no es capaz de reponerlo… la temperatura de tu cuerpo puede descender a niveles muy peligrosos que pueden dar lugar a una hipotermia”.

Tampoco da ninguna credibilidad a la afirmación de que gracias al método Wim Hof es posible controlar el sistema inmune a voluntad

“¿Qué es dominar el sistema inmune a voluntad? El sistema inmunitario funciona a nivel celular ¿Cómo controlas los leucocitos o las células NK de manera voluntaria? Me parece que esa afirmación no tiene ni pies ni cabeza”.

¿A quien creer?

¿A quienes lo han experimentado en primera persona y pueden hablar de sus sensaciones?

¿ O a científicos que basan sus afirmaciones en conocimientos contrastados?

Conclusión

Yo no tengo la respuesta. Pero hay algo que sí sé. Las verdades científicas no son inmutables.

Cuando aparecieron los esteroides, la comunidad médica no tuvo reparo en afirmar que no aumentaban el rendimiento deportivo.

Hoy, es una realidad unánimemente aceptada que sí lo mejoran.

Además, por mucho que se acuse a Wim Hof de usar palabrería pseudo-científica, lo cierto es que a estas alturas, la evidencia acumulada es suficiente para creer que su método tiene un impacto real y beneficioso en el organismo.

Así que en el caso del Método Wim Hof, quizás el mejor planteamiento sea simplemente experimentar con las máximas precauciones.

Lo que sí es verdad es que a través de lo que he podido leer en blogs por parte de gente que lo ha probado, este impacto es muy positivo.

No quiere decir que necesariamente se obtengan todos los beneficios que sus promotores prometen.

Pero de lo que no cabe duda es de que todas esas personas creen que probarlo ha sido una buena experiencia y que les ha aportado algo.

Si eres de los que creen que solo a través de la propia experiencia puedes valorar cuando algo te resulta útil o no, quizás el método Wim Hof te resulte un añadido interesante a tu entrenamiento tradicional.